La Vereda del Barranco del Abogado luce ya nuevo aspecto

El senderismo y las actividades relacionadas con el aire libre están en auge. En Granada existen infinidad de rutas para disfrutar de unas horas al aire libre y una de ellas es la Vereda de Barranco del Abogado. Se trata de una antigua vía pecuaria Ruta ganadera que parte de la Cañada Real General de Trashumancia, en el Puente Verde del Río Genil. Asciende después por el barranco del Abogado y, tras cruzar el aparcamiento de la Alhambra se dirige el Parque de Invierno y el Llano de la Perdiz. Tras ello, la ruta continúa por la divisoria de aguas entre Granada y Genes de la Vega, primero, y entre Granada y Dúdar después.

Una ruta muy frecuentada por caminantes y también por ciclistas que, a pesar de su popularidad, no se encontraba en las mejores condiciones para la práctica de estas actividades. En algunos tramos, de hecho, era casi impracticable con pendientes que presentaban zonas de arrastre que convertían el camino en un verdadero peligro para aquellos que pasaban por él.

Por esta razón, la Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio decidió iniciar los trabajos de recuperación de esta vía con un plan destinado a mejorar una superficie de 6.610 metros y un presupuesto superior a los 220.000 euros.

Los trabajos se han centrado fundamentalmente en el aporte de zahorra artificial para nivelar las zonas que estaban en peor estado. Se ha compactado el camino, se han abierto las cunetas, y, en los tramos con mayor pendiente, se ha hormigonado el suelo para dar mayor seguridad. No han sido las únicas actuaciones, también se ha instalado señalización como vía pecuaria y se han instalado balizas para evitar el paso de vehículos a motor.

Actuaciones que han devuelto a Granada uno de los paseos más conocidos y más queridos de la ciudad, también uno de los más hermosos.

¿Adónde van ahora a beber los jóvenes granadinos?

Allá por 2007, el Ayuntamiento de la ciudad de Granada quiso crear una especie de recinto para que los jóvenes pudieran beber alcohol sin control, pero sin molestar al resto de ciudadanos en las calles, plazas y avenidas y sin alterar la convivencia rutinaria de la población. La estampa siempre polémica de adolescentes ebrios que deambulaban por toda la ciudad como zombis se extinguió de esta manera cuando las botellonas asomaban.

Fue el alcalde del Partido Popular, José Torres Hurtado, quien promovió esta medida hará ahora una década. La iniciativa tuvo sus cosas positivas, pero también las negativas. Los jóvenes no molestaban, claro, pero de esta manera la guerra se entregaba antes de pelearla.

En vez de seducir a los jóvenes con espectáculos, eventos culturales, conciertos, entretenimientos y medidas encaminadas a desarrollar el apartado lúdico de manera sana y cívica, el Ayuntamiento entregaba la cuchara y escondía la mierda debajo de la alfombra.

El botellódromo, como se conoció desde sus orígenes, ha sido clausurado definitivamente en este ocaso del verano de 2016. Ha pasado una década y estamos en las mismas, no se ha avanzado nada. Los jóvenes siguen sin encontrar alternativas de ocio y diversión sanas, básicamente, porque no existen y desde las instituciones públicas no se ha hecho ni el más mínimo esfuerzo en potenciarlas.

La dejadez institucional se suma a la precaria, decadente y agónica situación que los jóvenes tienen que soportar en nuestro país. Seguirán bebiendo, por supuesto. ¿En las calles? No lo sabemos. Las cifras y estadísticas señalan que, con motivo del empobrecimiento de la población, las discotecas han registrado un descenso monumental en cuanto a visitas. Nuestros jóvenes van a seguir bebiendo porque no se ha luchado para que se diviertan de otra forma ni se han hecho campañas de concienciación que no les traten como niños. Y si no hay dinero para pagar una copa en un bar ni en una discoteca, la botellona parece la única salida. ¿Botellona en qué lugar?

Granada vuelve a llamar a 091

Fueron la gran banda de rock de Granada en las décadas de los ochenta y los noventa. Y en este 2016, tras veinte años de ausencia, 091 vuelven a estar al pie del cañón. Los hijos pródigos del rock and roll nazarí están en la carretera otra vez dándolo todo. José Ignacio García Lápido –compositor y guitarrista del grupo- y José Antonio García -cantante y armónica- son los líderes de esta banda; ambos están veinte años más viejos, pero ahora están recibiendo el cariño del público como nunca.

El talento de 091 siempre estuvo reñido con la suerte. El grupo granadino sufrió un cierto malditismo durante su trayectoria que le impidió alcanzar cotas mucho más altas, reconocimientos mayores que sin duda merecían. La actitud perversa de las discográficas tuvo parte de culpa en que 091 no fueran un fenómeno musical de mayor envergadura.

Talento no les faltaba, con discos tan memorables como ’12 canciones sin piedad’ (1989), ‘Tormentas imaginarias’ (1993) o ‘Todo lo que vendrá después’ (1995). Las canciones de Lapido eran realmente increíbles, con letras con esencia lorquiana y músicas a caballo entre The Clash y el rock más clásico. Hace veinte años se despidieron, después de dar aquel mítico ‘Último concierto’ en Maracena (Granada), que sirvió como álbum en directo a la postre y que demostró cómo los fans incondicionales les echarían de menos.

Ahora han vuelto entre olor de multitudes. Los más jóvenes se están enganchado a su música y los más veteranos han visto cumplido el sueño de volver a ver a ‘los cero’ reunidos. 091 ha estado presente durante este verano en los carteles de los principales festivales del país, como por ejemplo Sonorama. La gira de regreso está siendo apoteósica, con actuaciones tan mágicas como las llevadas a cabo en Sevilla o en Granada, ciudad natal del grupo. Pero la agenda de 091 sigue estando repleta de conciertos y citas; en las próximas semanas aguardan a la banda ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Aunque tarde, la música de este país está haciendo justicia con los granadinos.

Sin dinero para repatriar a la española fallecida en terremoto italiano

Una joven oriunda de Granada perdió la vida en el horrible terremoto que tuvo lugar en Italia la pasada semana. Ana Huete de tan solo veintitantos años, fue reconocida el día de ayer por sus padres, quienes hicieron un viaje a Italia pero no precisamente del deseado, sino que tuvieron que ir a realizar uno de los actos más horribles que le puede ocurrir a un ser humano, el reconocimiento de la muerte de un ser querido, y el dolor es triple si esa persona es tu hija.

En el trágico suceso han perdido la vida más de 270 personas en lo que va cadáveres encontrados, en los cuales podremos afirmar que uno de ellos es el de esta chica española,  puesto que aún siguen apareciendo con el transcurso de los días nuevos cadáveres y la cuenta de muertes sigue en aumento.

Debido a la situación vivida en estos momentos, los trámites legales se encuentran inhibidos por lo cual a los padres de Ana no les queda más que esperar que pueda ser emitida la orden de defunción para poder llevarse el cuerpo de su amada hija y poder hacerle los honores fúnebres en su madre tierra.

A pesar de la situación caótica que se está viviendo en estos momentos en el país, la embajada española ha trabajado incansablemente y según palabra de los padres Ana manifestaron que su trato ha sido sumamente cordial y diligente, sin embargo denunciaron la falta de apoyo económico por parte de los organismos de representación española en el país Italiano, emitiendo en sus declaraciones que, hemos recibido más ayuda humanitaria de empresas como Fontaneros Madrid baratos y cerrajeros Marbella, que de la misma embajada, la cual les ha manifestado que no se encuentran con el presupuesto necesario para realizar la repatriación de su hija fallecida.

Una cantidad de 4000 a 6000 Euros es lo que se requiere para realizar esta actividad, suma de dinero de la cual lograrán disponer gracias al apoyo de seguros de salud en los cuales cotizaba su hija.

En esta horrible catástrofe ocurrida en Italia, muchas empresas españolas han enviado ayuda humanitaria, una de estas empresas es la de Electricistas Madrid.

Los yacimientos de Orce, un tesoro

Que la cuenca del Orce encierra un auténtico tesoro es algo que los investigadores sospechan y que año tras año se esfuerzan en sacar a la luz, con las excavaciones que se vienen realizando en distintas campañas desde hace ya unos años. La última se ha centrado en la zona del barranco del León, con una cronología que no traslada a hace nada menos que 1,4 millones de años. En ella ha trabajado un equipo multidisciplinar de arqueólogos, paleontólogos y geólogos no solo de la Universidad de Granada, también procedentes de del Instituto de Paleontología Humana de Cataluña o la Universidad de Málaga, entre otras instituciones.

En el barranco del León se han encontrado numerosos restos de animales, pero también un molar que ha sido catalogado como el resto humano más antiguo que se ha documentado hasta ahora en Europa

De hecho los hallazgos en esta zona serán fundamentales para conocer un poco mejor cómo eran, cómo funcionaban y cómo vivían las primeras ocupaciones humanas de Europa occidental. Ese es, precisamente el gran valor de esta zona, en la que en campañas anteriores ya se han encontrado gran cantidad de restos y vestigios de enorme interés para la arqueología y la paleontología.

Por ello se trabaja en diversos aparatados. Uno de ellos es la excavación y el estudio de los restos encontrados, pero también se está trabajando en la reconstrucción virtual en tres dimensiones de la zona excavada con el fin de poder analizar mejor el sentido de los restos encontrados y determinar el uso que los antiguos homínidos daban a cada uno de los espacios del yacimiento.

Pero, además, se contempla la posibilidad de dar al yacimiento un carácter educativo, mediante visitas guiadas por especialistas que puedan trasladar al gran público la importancia de los yacimientos de Orce en el estudio de las primeras poblaciones de homínidos de Europa. La celebración de jornadas de puertas abiertas es otra de las posibilidades que se barajan.

Los pensionistas de Granada por debajo de los de otras provincias en cuanto a ingresos.

La pensión es el sustento de todo jubilado, por tanto, los mismos quieren recibir una suma adecuada que se adapte a sus necesidades ya que es su fuente de ingreso por el hecho de que ya han cesado su época de trabajo. Los ciudadanos trabajan duro para asegurarse una buena pensión de la cual puedan vivir en paz y poder costear todo lo que necesiten. En empresas como la de Cerrajeros Valencia 24h, y también en su empresa aliada de Desatascos Sabadell crean planes para que sus empleados tengan pensiones de calidad al llegar a la vejez.

Siendo tan importante la pensión, uno se puede sorprender que en una misma nación muchas veces los jubilados ganen considerablemente menos en una provincia que en otra. Los jubilados que pueden ser el excelente ejemplo en lo antes dicho son los granadinos. Se sabe que actualmente un granadino que se encuentra jubilado gana una pensión donde la suma es 173 euros menos que el promedio nacional. Esto es muy preocupante porque la diferencia es considerable y evidentemente los jubilados granadinos fruncen el ceño con respecto a este tema.

Incluso es curioso ya que es un hecho que los granadinos cobraban 18% más que lo que cobraban al inicio de la crisis. Y no solo eso, sino que también cada mes los jubilados granadinos reciben un 20.7% más de lo que recibían en el año 2008. Esto parecerá que ellos son los más privilegiados, pero no, incluso así, son los que menos cobran. Según informes que realizó una empresa madrileña llamada Desatascos en Terrassa 24 horas se pudo ver que en la Capital es uno de los sitios donde se cobran las pensiones más altas, aunque el costo de la vida también es mayor.

A principios del 2016, solo se ha notado que ha habido un aumento en el monto de la pensión que en realidad se considera despreciable porque es mínimo (aumento del 0.7%, lo que implica un aumento de tan solo 5 euros), y este no es el único problema, sino que también ha habido un aumento del envejecimiento de la población debido a que la esperanza de vida en la nación española ahora es mayor, esto significa que hay más pensionistas que antes. Esto es un problema el cual se debe solucionar lo antes posible ya que esta diferencia significativa que hay entre los pensionistas granadinos y los del resto de la nación es algo que no se debería de tolerar.