¿Adónde van ahora a beber los jóvenes granadinos?

Allá por 2007, el Ayuntamiento de la ciudad de Granada quiso crear una especie de recinto para que los jóvenes pudieran beber alcohol sin control, pero sin molestar al resto de ciudadanos en las calles, plazas y avenidas y sin alterar la convivencia rutinaria de la población. La estampa siempre polémica de adolescentes ebrios que deambulaban por toda la ciudad como zombis se extinguió de esta manera cuando las botellonas asomaban.

Fue el alcalde del Partido Popular, José Torres Hurtado, quien promovió esta medida hará ahora una década. La iniciativa tuvo sus cosas positivas, pero también las negativas. Los jóvenes no molestaban, claro, pero de esta manera la guerra se entregaba antes de pelearla.

En vez de seducir a los jóvenes con espectáculos, eventos culturales, conciertos, entretenimientos y medidas encaminadas a desarrollar el apartado lúdico de manera sana y cívica, el Ayuntamiento entregaba la cuchara y escondía la mierda debajo de la alfombra.

El botellódromo, como se conoció desde sus orígenes, ha sido clausurado definitivamente en este ocaso del verano de 2016. Ha pasado una década y estamos en las mismas, no se ha avanzado nada. Los jóvenes siguen sin encontrar alternativas de ocio y diversión sanas, básicamente, porque no existen y desde las instituciones públicas no se ha hecho ni el más mínimo esfuerzo en potenciarlas.

La dejadez institucional se suma a la precaria, decadente y agónica situación que los jóvenes tienen que soportar en nuestro país. Seguirán bebiendo, por supuesto. ¿En las calles? No lo sabemos. Las cifras y estadísticas señalan que, con motivo del empobrecimiento de la población, las discotecas han registrado un descenso monumental en cuanto a visitas. Nuestros jóvenes van a seguir bebiendo porque no se ha luchado para que se diviertan de otra forma ni se han hecho campañas de concienciación que no les traten como niños. Y si no hay dinero para pagar una copa en un bar ni en una discoteca, la botellona parece la única salida. ¿Botellona en qué lugar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *