Cámaras antivandálicas en el Albaicín

No hay lugar ni rincón que esté libre de sufrir actos vandálicos, siempre gratuitos y a veces irreparables. Por muy hermosos que sea, por muy cuidados que estén, edificios, monumentos, esculturas o mobiliario son blanco fácil de los vándalos.

Evitar que eso ocurra en el barrio del Albaicín, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es uno de los objetivos del consistorio granadino. Por ello, el ayuntamiento tiene previsto licitar un servicio de videovigilancia para evitar todo tipo de actos que puedan perjudicar el bello patrimonio de esta barriada.

Un sistema que tendrá cámaras con sensores que permitirán que se inicie la grabación únicamente cuando capten movimientos anómalos o cambios en las texturas de los monumentos, por lo que el derecho a la intimidad de los ciudadanos queda protegido y garantizado . De hecho, ya se cuenta con el informe favorable de la Comisión de Garantías de la Videovigilancia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía En unos meses este sistema podría estar ya funcionando a pleno rendimiento, un servicio que se prevé cueste entre 120.00 y 150.000 euros a las arcas municipales. El proyecto que se ha diseñado y que ha recibido el visto bueno del TSJA contempla la instalación de estas cámaras de videovigilancia en cinco puntos distintos del Albaicín.

Los monumentos protegidos por este sistema serían, por un lado, las puertas de las Pesas (siglo XII), Montaina y Elvira (ambas levantadas en el siglo XI). Por otro, se protegerán el palacio de Dar Al-Horra, que tendrá dos cámaras por sus dimensiones, y el aljibe del Zenete, construido en el siglo XVI.

La protección del patrimonio histórico de la ciudad es una de las grandes prioridades del consistorio, que ya aprobó una moción para luchar contra las pintadas en el patrimonio histórico de Granada. Una iniciativa a la que ahora se sumara este proyecto de videovigilancia en uno de los barrios más representativos de la ciudad.