Clases de tejas para cubiertas y tejados

Las tejas sirven para aislar la casa del calor, para impedir que se inunde de agua el interior del hogar, para ahorrar energía y dinero, para vivir cómodamente. Las tejas han ido haciéndose más modernas con los años, llegando a conseguir cada vez características más vanguardistas, estéticas y pragmáticas. Podemos decir que hay diez clases de tejas muy populares, que son las siguientes:

Teja de hormigón. Favorece que los tejados sean resistentes y pesados. No obstante, la teja de hormigón opera con gran flexibilidad, de ahí que los impactos no representen un problema.

Teja metálica. Tiene gran resistencia a la lluvia, al granizo, a la nieve y a temperaturas de todo tipo. Su estilo es parecido al de otras tejas; está recubierta de materiales como la grava de piedra o el sellado acrílico, lo que sirve para evitar la corrosión y para proteger el metal.

Teja de vidrio. Es novedosa y tiene la capacidad de hacer el hogar más luminoso. Puede resultar ecológica, ya que una compañía de Suecia ha fabricado un modelo que absorbe el calor de la energía solar y lo reparte por toda la casa.

Teja fotovoltaica. Es ideal para tejas solares. Aunque puede representar una importante inversión, está claro que supondrá a largo plazo un importante ahorro.

Teja normanda. Se usa principalmente en techos de pizarra, Es una buena opción, ya que es barata y puede servir para cubrir con rapidez el techo en caso de una mayor premura de los ocupantes de la vivienda.

Teja asfáltica. Puede colocarse fácilmente sobre cualquier tipo superficie. Se adaptan muy bien a las esquinas. Son resistentes a las lluvias, además de impermeables. También reducen ligeramente el calor de las habitaciones sobre las que se instalen. No es aconsejable que sea elegida para aislar térmicamente.

Teja de cobre. Hoy día pueden adoptar diseños parecidos a los de cualquier otra teja clásica. Es una teja animada y divertida. Eso sí, con el tiempo esta teja se irá desgastando y cambiará su color salmón por tonalidades cercanas incluso al verde. Son tejas poco económicas en comparación con otras más tradicionales.

Teja francesa. Tiene un diseño que se amolda a toda clase de tejados, sin importar las formas, estructuras o pendientes que estos tengan. La teja francesa aparece en multitud de colores, al tiempo de ser muy recia y ergonómica. Resulta ideal para filtrar el agua de los tejados.

Teja portuguesa. Se asemeja a la teja colonial, aunque posee una prolongación que sirva como unión con el resto de tejas.

Teja colonial. Es la teja más popular y típica de nuestro país. Su esencia tradicional hace que todas las personas la hayan visto alguna vez en sus vidas llena de verdín; cuando se rompen o mueven, hay que sustituirlas o reemplazarlas. A día de hoy continúa conservando su aire añejo y clásico. Es muy ergonómica y se comercializa a un precio muy asequible.

Contenido patrocinado por: https://www.reparaciondetejadosmadrid.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *