Granada vuelve a llamar a 091

Fueron la gran banda de rock de Granada en las décadas de los ochenta y los noventa. Y en este 2016, tras veinte años de ausencia, 091 vuelven a estar al pie del cañón. Los hijos pródigos del rock and roll nazarí están en la carretera otra vez dándolo todo. José Ignacio García Lápido –compositor y guitarrista del grupo- y José Antonio García -cantante y armónica- son los líderes de esta banda; ambos están veinte años más viejos, pero ahora están recibiendo el cariño del público como nunca.

El talento de 091 siempre estuvo reñido con la suerte. El grupo granadino sufrió un cierto malditismo durante su trayectoria que le impidió alcanzar cotas mucho más altas, reconocimientos mayores que sin duda merecían. La actitud perversa de las discográficas tuvo parte de culpa en que 091 no fueran un fenómeno musical de mayor envergadura.

Talento no les faltaba, con discos tan memorables como ’12 canciones sin piedad’ (1989), ‘Tormentas imaginarias’ (1993) o ‘Todo lo que vendrá después’ (1995). Las canciones de Lapido eran realmente increíbles, con letras con esencia lorquiana y músicas a caballo entre The Clash y el rock más clásico. Hace veinte años se despidieron, después de dar aquel mítico ‘Último concierto’ en Maracena (Granada), que sirvió como álbum en directo a la postre y que demostró cómo los fans incondicionales les echarían de menos.

Ahora han vuelto entre olor de multitudes. Los más jóvenes se están enganchado a su música y los más veteranos han visto cumplido el sueño de volver a ver a ‘los cero’ reunidos. 091 ha estado presente durante este verano en los carteles de los principales festivales del país, como por ejemplo Sonorama. La gira de regreso está siendo apoteósica, con actuaciones tan mágicas como las llevadas a cabo en Sevilla o en Granada, ciudad natal del grupo. Pero la agenda de 091 sigue estando repleta de conciertos y citas; en las próximas semanas aguardan a la banda ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Aunque tarde, la música de este país está haciendo justicia con los granadinos.